Cómo ahorrar luz

Como todos hemos experimentado, la factura de la luz ha subido en los últimos tiempos de manera desorbitada, hasta el punto de que, cuando vemos en nuestro buzón la carta de la compañía eléctrica, nos empieza a dar pánico abrirla.

Por otra parte, el tema de la luz no constituye sólo un problema económico, sino que también es un grave problema medioambiental.

Si ahorramos luz, no sólo vamos a pagar menos en cada una de las facturas que nos lleguen, sino que además vamos a contribuir en la lucha contra el cambio climático y las consecuencias del mismo sobre nuestro planeta.

Las compañías de la luz sacan puntualmente planes a los que nos podemos acoger para gastar menos, a los cuales deberemos estar al tanto y valorar si resultan interesantes para nosotros.

Todos podemos, además, realizar diversas acciones y tener una serie de precauciones para gastar menos luz. Son “trucos caseros” que no nos van a suponer ninguna dificultad y que en cambio sí nos van a reportar un ahorro considerable de energía.

A continuación exponemos varios de estos trucos, muy sencillos y al alcance de todos. Son acciones lógicas, y seguramente a ti se te van a ocurrir muchas más de parecida índole.

  • Cambia las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo. Aunque al adquirirlas éstas resulten más caras, el gasto queda compensado con creces, ya que las bombillas tradicionales utilizan 10 veces más luz que las de bajo consumo.
  • Desenchufa todos los aparatos que no estés usando y deja sólo los imprescindibles, como es el caso del frigorífico. Apaga la televisión y el ordenados cuando no los utilices, ya que, aunque gastan poco, ya sabemos aquello de que “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”.
  • Procura que tus duchas sean rápidas. Permanecer mucho tiempo en la ducha significa cientos de euros al año en tu factura de la luz. Baja además el calentador, ya que con tenerlo a 40º será suficiente.
  • Siempre que salgas de una habitación apaga la luz.
  • Cuando pongas la lavadora, pon el agua fría. Actualmente los detergentes son muy buenos y no hace falta lavar con agua caliente a no ser que se trate de ropa realmente sucia, como un mantel o los trapos de cocina.
  • En invierno, usa alfombras y cortinas, que ayudan a eliminar el frío que se transmite a través del suelo y de las ventanas.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar