Día de muertos en San Andrés Míxquic

Es un poblado del distrito federal, ubicado al sur y conformado por los barrios de San Miguel, San Ignacio, Santa Cruz, San Bartolomé, Los Reyes y San Agustín, del que hace parte el lago de Xochimilco; el nombre de este sitio significa “lugar del que cuida el agua”. En la antigüedad prehispánica, solía ser un importante centro ceremonial, en el cual se rendía homenaje a los señores de los muertos, se organizaban altares y se sacrificaban prisioneros.

Mixquic es uno de los lugares más visitados durante la fecha de los muertos, por la alegría de su celebración, las exhibiciones de los altares y ofrendas, además de la enorme feria que se organiza, donde venden todo tipo de viandas y vistosos pasabocas, incluido el pan tradicional del pueblo, además de las representaciones teatrales y las presentaciones de mariachis.

Actualmente, las familias residentes de Mixquic siguen confeccionando los altares colmados de ofrendas para sus parientes difuntos; la celebración se prepara desde mediados de octubre e inicia oficialmente el ritual limpiando las tumbas de los familiares difuntos, organizando los altares. Desde la terraza, o balcón o de la parte superior de la puerta, se cuelga una estrella de papel brillante con una luz encendida hasta el 3 de noviembre, para marcar el camino a casa de los difuntos, al igual que se encienden luces y fogatas por las calles.

Los altares contienen algunas pertenencias del difunto, las ofrendas, veles y flores características, un petate dónde acomodan tamales, frutas y otras viandas, adornándolo todo con papel picado de colores, pan de muerto y calaveritas de dulce.

En el caso de los niños difuntos, se adorna el altar con juguetitos, perritos para que los guíen de vuelta a casa, flores y velas blancas.

Las ánimas empiezan a llagar al medio día del 1 de noviembre, cuando las campanas anuncian la partida de las ánimas de los niños. El día 2, pasadas las cuatro de la tarde, las gentes se dirigen al cementerio a rezar por el alma de sus parientes y amigos fallecidos.

A parte del levante de los altares, la población de Mixquic incluye otras presentaciones, por haberse alzado como lugar turístico durante el festejo de los muertos; sus celebraciones incluyen danza, teatro, exhibiciones de las ofrendas, visitas guiadas por los lugares más representativos. El festejo está a cargo de la delegación Tláhuac y el Patronato del Pueblo, iniciando el 30 de octubre y concluyendo el 2 con la alumbrada del cementerio.

El cementerio ofrece un hermoso espectáculo, alumbrado por todas partes con la luz de los cirios, durante varias horas, mientras los mejicanos rezan ante las tumbas de sus familiares difuntos. Más tarde, se comparten con amigos y vecinos las viandas que se habían preparado en honor a los muertos.

Esta celebración les permite a los mejicanos sentirse más cercanos de sus seres queridos que han fallecido, nutrirlos aunque en forma metafórica, trayendo hasta ellos olores y sabores que disfrutaban en vida; de esta manera les muestran que no los olvidan y que su presencia sigue siendo parte de su cotidianidad, a la vez que se fortalecen y consuelan teniendo una fiesta en medio del dolor de su pérdida.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar