Gatos egipcios

El gato egipcio se caracteriza por su falta de pelaje http://gatos.mascotahogar.com

El gato egipcio, en contra de lo que podríamos deducir por su nombre, es una especie originaria de Canadá. Recibe también el nombre de “gato esfinge” o “sphynx”.

Lo primero que nos llama la atención de este gato es su falta de pelaje, lo cual se debe a una mutación genética que sufrió en la década de los 60 del pasado siglo XX, en Canadá. A raíz de ello, los criadores de perros decidieron mantenerlo como raza con esta peculiar característica.

El cuerpo del gato egipcio es de tamaño mediano y musculoso, con el pecho redondeado. Su cabeza es triangular, con pómulos que sobresalen, nariz corta y ojos en forma de limón. Muy características son sus orejas, muy grandes y anchas en la parte de abajo. El cuello es largo y ligeramente arqueado, muy musculado.

Las patas, aunque no muy largas, son musculadas y robustas, siendo más largas las traseras que las delanteras. La cola proporcionada en relación al cuerpo en cuanto a longitud, y muy delgada, ancha en la base y más fina en el extremo.

Los gatos egipcios son muy pacíficos y sociables, afectuosos e inteligentes, con una gran curiosidad hacia todo lo que les rodea.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar