La celebración Día de Muertos

Para el pueblo mejicano, la celebración del día de los muertos, del 1 y 2 de noviembre, se divide entre las costumbres y símbolos cristianos, que vinieron con la conquista y la evangelización de los misioneros, en contrapeso con sus antiguos ritos ancestrales en torno a los difuntos. Por este motivo la celebración se distingue de otras, porque ha sido otra su historia cultural.

Allí se evidencian los sentimientos de dolor y frustración por la pérdida de un ser querido, pero al mismo tiempo prevalece la alegría y el colorido de la festividad; por otra parte, la celebración católica de todos los santos del 1 de noviembre, se empalma con el festejo de los muertos del 2, por lo cuál esta fecha es más grande o más fuerte y se destina a las ánimas adultas, mientras que el 1 se reserva para los niños.

Este primero de noviembre que es un festejo más de iglesia, se realizan altares en el templo, en honor a los santos; mientras tanto en los cementerios se sucede el festejo para los niños difuntos, donde se decoran sus tumbas con papel de colores, juguetes y golosinas; el día 2, habiendo concluido la celebración de los chicos, se festeja a los adultos en sus hogares y tumbas.

El ritual se inicia desde la madrugada, con la limpieza y elaboración de los altares, para guiar a las almas de regreso a casa y ofrendarles algunos alimentos; muchos de estos altares son de construcción esmerada y creativa, convirtiéndose en verdaderas obras de arte. Si el altar se realiza en casa, debe limpiarse muy bien el lugar, barriendo el sitio con hierbas hacia los 4 puntos cardinales.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar