¿Por qué crujen los huesos?

Alguna que otra vez, todos hemos oído a nuestros huesos hacer un ruido parecido a un crujido, y quizás incluso hayamos llegado a preocuparnos un poco pensando si hemos sufrido alguna lesión o si algo malo les ocurre a nuestros huesos. Ello suele suceder sobre todo en las zonas en las que hay articulaciones, como los hombros, las rodillas, los tobillos o el cuello.

En principio, este crujido no es señal de la existencia de ningún problema, por lo que no debemos darle importancia, aunque tampoco debemos hacerlo adrede (todos conocemos personas que se lo suelen provocar en los nudillos de las manos sólo para pasar el rato o como una gracia). Pese a lo dicho, si el crujido implica dolor sí es recomendable visitar al  médico, ya que en este caso podría ser síntoma de alguna enfermedad como la artrosis.

En cuanto al motivo de que nos crujan los huesos, la explicación es muy sencilla. En las articulaciones de los huesos hay un líquido, conocido como líquido senovial, que tiene una función protectora ante los desgastes óseos. Este líquido a menudo produce burbujas de aire, y la articulación se libera de ellas provocando una percusión entre los huesos de las articulaciones, que al ser estructuras duras provocan este chasquido que solemos escuchar .

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar