¿Por qué sangra la nariz?

Las hemorragias nasales, cuyo nombre científico es “epistaxis”, pueden deberse a una gran variedad de causas. Aunque debido a su espectacularidad muchas personas se asustan al sufrirlas, la mayor parte de veces no entrañan ningún peligro, debiéndose simplemente a una rotura de algunos vasos sanguíneos de los que están dentro de la nariz, que son muy delicados y pueden romperse debido a cualquier contacto con ellos. En los casos más leves la hemorragia suele deberse a haberse tocado la nariz, a sufrir la persona una rinitis cronica o a la sequedad del ambiente.

En otros casos, el sangrado puede ser el síntoma de alguna dolencia o enfermedad, como la hipertensión o la arterioesclerosis. Si persiste y vemos que tarda más de 15 minutos en detenerse debemos consultar con el médico, ya que, en casos extremos, podría ser un primer síntoma de enfermedades tan graves como la leucemia.

Otra de las causas de la hemorragia nasal puede ser una lesión o el consumo exagerado de aspirinas, después de una caída o una coagulación sanguínea.

Para detener una hemorragia nasal deberemos taparnos la nariz al mismo tiempo que mantenemos la cabeza inclinada hacia adelante. Aunque nos hayan dicho muchas veces que es positivo, no debemos echar la cabeza atrás ni tumbarnos. Si el sangrado no se detiene enseguida, lo más aconsejable es acercarse hasta un centro de urgencias.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar