¿Por qué sangran las encías?

Todos hemos vivido alguna vez  la desagradable experiencia de comprobar, cuando nos estábamos lavando los dientes, que nos sangraban las encías. De hecho, según estudios realizados por los expertos, se trata de una dolencia que afecta al 60% de la población.

Este sangrado se debe, casi siempre, a una acumulación de la placa, que provoca la inflamación de las encías, conocida con el nombre de gingivitis. Se trata de una dolencia que debe ser tratada, ya que puede agravarse con graves consecuencias, entre ellas incluso la caída de los dientes.

Algunas personas, al percatarse de que sus encías sangran, optan por no cepillarse los dientes, con lo cual empeoran la situación, ya que para eliminar la placa que provoca el sangrado se deben cepillar cuanto más mejor. Por otra parte, hay también muchas personas que consideran que el sangrado es algo normal, cosa totalmente incierta.

Hay una serie de factores que aumentan las posibilidades de que nos sangren las encías, algunos de los cuales podemos evitar. Entre ellos, el consumo de alcohol, el tabaco, el estrés, la mala nutrición, el déficit de vitamina K, los empastes mal ajustados, el debilitamiento del sistema inmunitario, los cambios hormonales que produce el embarazo, la diabetes e incluso la edad, ya que es más frecuente que el sangrado se produzca cuanto más años tiene la persona.

De todas maneras, pese a que como hemos indicado el sangrado de las encías no entraña generalmente ningún peligro, en algunos casos pueden ser el síntoma de alguna enfermedad, por lo que si persiste es recomendable asistir al médico.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar