¿Por qué se celebra el Carnaval?

Remontándonos incluso 5000 años atrás podemos encontrar fiestas y celebraciones similares al Carnaval, como las llevadas a cabo por el pueblo sumerio, que realizaba festejos consistentes básicamente en disfrazarse y pintarse mientras se llevaban a cabo bailes y otras diversiones. También podemos retroceder a los tiempos del imperio romano, en que se celebraban las fiestas en honor al dios Saturno, conocidas como Saturnales y también parecidas a los actuales carnavales.

Sin embargo, el auge de los carnavales tal como los conocemos actualmente llega en el momento en que se empieza a expansionar el cristianismo, encontrándose el origen de los mismos en la celebración de la Cuaresma.

La Cuaresma es un período de 40 días, comprendido entre el miércoles de ceniza y el Domingo de Resurrección, que antiguamente estaba destinado al recogimiento, la oración y el ayuno, un período de penitencia en el que una de las prohibiciones más destacables era la de comer carne.

A partir de ello, surge la celebración del carnaval, una palabra que procede del latín, de los vocablos “carne” y “levare”, que traducidas al español significan “abandonar la carne”. Estos festejos consistían en su origen en tress días durante los cuales, con el objetivo de resarcirse de las carencias y prohibiciones que estaban a punto de llegar con la Cuaresma, todo estaba permitido. Los carnavales llevaban consigo la utilización de disfraces para salvaguardar el anonimato.

Actualmente el Carnaval dura una semana y suele empezar el Jueves Lardero.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar