¿Por qué tenemos pesadillas?

Llamamos pesadillas a los sueños, perturbadores y desagradables, que producen una gran angustia y que generalmente van acompañados de una sensación de amenaza. Estos sueños, suelen terminar de manera brusca al despertarnos de manera repentina.

Aunque las pesadillas pueden producirse de manera puntual, porque la persona está viviendo un momento difícil de su vida o se encuentra inmerso en una situación de estrés, se calcula que entre un 4% y un 8% de la población las sufre de manera cotidiana. En este caso suele tratarse de individuos que de pequeños ya las han experimentado, generalmente entre los 4 y 6 años.

Las causas que provocan las pesadillas no están muy claras, aunque sí se sabe que existen ciertos factores que las facilitan, como la ansiedad, las descargas recibidas por el cerebro, los recuerdos y las preocupaciones o problemas que hayan podido surgir durante el día. En los niños suelen influir también otros factores como el miedo, la sobreexcitación, e incluso la violencia vista en televisión o las amenazas de los padres, por lo que deberemos ser cuidadosos con ello.

Como hemos dicho, las pesadillas se pueden producir también de manera puntual, interviniendo en este caso en su aparición factores como la fiebre, llevar algunas noches sin dormir, una cena excesiva, tener algún transtorno respiratorio, el fallecimiento de alguien próximo, la ingesta antes de acostarse de bebidas estimulantes o el alcohol, e incluso haber tenido pensamientos negativos antes de ir a la cama.

No hay comentarios, Escribe uno!

Tu email no se publica.

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar